Bell Ville, Jueves 30 de Noviembre de 2017
 

Pacto fiscal y reforma previsional

La Ley de Reparación Histórica (2016) en su parte pertinente a los jubilados, ordena dada la indiscutible situación deficitaria del sistema previsional nacional, crear el Consejo de Sustentabilidad Previsional para la elaboración de un proyecto de ley que contenga un nuevo régimen previsional, universal, integral, solidario, público, sustentable y de reparto para su posterior remisión por el Poder Ejecutivo a consideración del Congreso de la Nación.
A partir de la entrada en vigencia, establece un plazo máximo para su concreción de tres años. Ha transcurrido un año y medio y se desconoce en términos oficiales si la comisión se constituyó, como así también si produjo informe alguno sobre la situación  del sistema. Hace unos pocos días el Poder Ejecutivo propuso un pacto fiscal ante los gobernadores, que abarca en términos generales aspectos tributarios con concesiones mutuas de promesas y bonos de compensación, todo enmarcado dentro de una ley de responsabilidad fiscal; laborales que entre otras cosas propone una serie de incentivos de los sueldos en su franja más baja. Por ultimo una reforma puntual a la ley de movilidad jubilatoria vigente, más la garantía del 82% móvil sobre el salario para las jubilaciones mínimas, siempre y cuando el jubilado haya cumplido con los 30 años de aportes efectivos, no fictos.
Por lo tanto, los que obtuvieron una jubilación comprando servicios vía moratoria quedarían excluidos, como así también las invalideces o pensiones que obviamente no alcanzan los 30 años de aportes. Esta modificación sería financiada con el 100% del impuesto al cheque, que deja de coparticiparse, para afectarse directamente al Anses. En los hechos prima facie estaríamos antes mínimos distintos, lo que puede tener efectos no deseados, dejando abierta la posibilidad de planteos judiciales.
La reforma a la ley de movilidad aplicaría para la actualización de haberes previsionales el índice de inflación de manera trimestral, en reemplazo de la actual que se ejecuta con una fórmula polinómica que combina recaudación de recursos tributarios del sistema con cantidad de empleados registrados en forma semestral. La objeción de los gobernadores, a tal cambio, derivó en la promesa de mantener el ajuste por inflación trimestral más el adicional de un "plus", que tal como se lo refirió era incierto, luego se maquilló la propuesta con una leve mejora hacia los jubilados, precisando el "plus" que saldría de un porcentaje del 5% de la variación porcentual real del PBI, y por último el tratamiento en la comisión del Senado modificó por tercera vez, en 15 días, concluyendo con un mix de 70% de inflación y 30% de variación salarial.
No resulta conveniente para un sistema previsional imponer un ritmo febril a meganegociaciones con intención de aprobación perentoria. En primer lugar, al momento de la supuesta aprobación de la ley (diciembre) la fórmula de actualización que se pretende derogar, ya  estaría devengada, puesto que su período de cálculo abarca los meses de julio a diciembre de 2017 y opera en el mes de marzo de 2018. En consecuencia, si se insiste en aplicar la nueva fórmula, reemplazando el criterio de la actual que (estaría vigente en diciembre para aplicarse en marzo del próximo año) estaríamos modificando la ley retroactivamente. Otra fuente posible de controversias que derivarían a la Justicia.
Resulta difícil poner en blanco sobre negro lo técnico que se intenta explicar, con la angustia real y concreta de un sector muy importante de jubilados y pensionados, fundamentalmente a aquellos que perciben la mínima ($ 7.246,64) y que están en el orden de 6 millones de personas. Además, la discusión de un tema que hace a la política de seguridad social no puede basarse en medidas adoptadas que produzcan dudas, sobre todo cuando en este caso, previsión significa una planificación que arroje más certezas que imprecisiones para el sector etario de la tercera edad.
Obvio que las urgencias del déficit fiscal es acuciante y que la preocupación del Ejecutivo debe ser asumida por todos los sectores que hacen a la vida económica del país, pero hay sectores vulnerables como por ejemplo una parte importante de jubilados y pensionados, que ameritan una análisis distinto, atento a que sus datos de sobrevida son previos a los datos económicos macro. Si no se posee una información que hurgue más allá de los números presupuestarios se podría caer en el riesgo que su bienestar pueda convertirse en una resultante secundaria de las variables económicas. Han aparecido nuevas propuestas de reformas al sistema, que se traducen en una ampliación voluntaria hasta los 70 años para acogerse al beneficio jubilatorio, pero este problema no afecta los jubilados actuales, más bien se trata de una medida que con algún incentivo intenta que los activos puedan permanecer algún tiempo más en el sistema.
Esta propuesta no soluciona el problema de fondo sino que lo difiere por unos años, atento a que el sistema tiene plazos que fatalmente se cumplen, debiendo en consecuencia pagar a sus miembros cuando se producen tres hechos inevitables en la vida laboral de una persona: a) al cumplirse la edad requerida, b) se produce una invalidez o c) cuando fallece. Hay que buscar los tiempos necesarios para tratar de resolver, dentro del problema fiscal macro, esta situación social compleja. La ley de reparación histórica marcó un camino y plazo para su abordaje, pero paradójicamente quienes hace un año y medio la aprobaron por unanimidad para arrimar algo de Justicia a los magros haberes previsionales y con buen tino, decidieron también dar un plazo de tres años para que una comisión de expertos estudiara una posible solución al sistema previsional argentino, ahora bajo la impronta de las urgencias macroeconómicas. Ese sistema que debiera haberse sometido a análisis termina resignando, bajo la modificación de la fórmula de movilidad existente, una parte importante de sus ingresos para paliar el déficit fiscal global.
Por Luis Enrique Moncada - Ex Pte. Caja de Jubilaciones de la Provincia

   
       
         
   
 
     
Diseñado para Semanario El Sudeste <03537 15660224> Resolución óptima: 1024 x 768 px © Copyrigth 2009-2017