Bell Ville, Jueves 27 de Julio de 2017
   
           
 

Violencia de género: mucha campaña
y pocos resultados

La ola de femicidios que sacude al país (una mujer muere por violencia de género, doméstica, intrafamiliar o como gusten llamarle), parece no cesar pese a todas las campañas que se montan desde distintos ámbitos, tanto públicos como privados.
Y el femicidio es sólo la cara extrema de la problemática de la violencia de género, porque por cada muerte que aparece en la portada de los medios de comunicación, hay miles de víctimas de otras prácticas violentas, que van desde el maltrato físico al psicológico, pasando por la violencia económica y el abuso sexual de menores y mujeres.
Al calor de la protesta social y de las marchas "Ni una menos", se ha producido abundante legislación en la materia, pero como ocurre con la mayoría de las normas que procuran amparar a los sectores más vulnerables, pareciera ser que los mecanismos de aplicación y de control o no existen o no están a la altura de las exigencias que plantea este fenómeno.
El modelo nos mata. No es para nada casual que desde diciembre de 2015 a la fecha hayan recrudecido estas prácticas y tampoco es casual que los organismos que deben aplicar la legislación correspondiente aparezcan como lentos y/o ineficaces.
El ajuste que lleva adelante el gobierno crispa las relaciones interpersonales, poniendo altas cuotas de inseguridad y de violencia en las relaciones familiares. No es casual que la gran mayoría de los femicidios se relacionen con parejas truncas, en la que aspectos tales como la división de bienes gananciales, pago de cuotas alimentarias, etc., aparecen como desencadenantes del femicidio. El consumismo, en estos casos, hace que las personas y sus vidas valgan menos que los bienes.
Tampoco es casual que los agentes públicos, enfrentados a la pelea permanente por su salario en paritarias tramposas, al fantasma de la pérdida de puestos de trabajo por la vía de una nueva reforma del Estado y a reducciones presupuestarias, no tengan el ánimo, los medios ni el número necesarios para aplicar con el rigor debido las normas disponibles.
A esto, se debe sumar también el criterio machista que pervive en las instituciones y la tendencia a criminalizar a las víctimas
A la luz de lo que se vive por estos días en el país, en la provincia e incluso en Bell Ville, todo hace suponer que en materia de violencia intrafamiliar es mucho lo que se dice, pero poco lo que se hace efectivamente.
¿Que pasó con Camila? El pasado fin semana, una joven de nuestra ciudad de nombre Camila fue encontrada en su domicilio, con fuertes golpes en todo su cuerpo.
En redes sociales se ha denunciado que fue víctima de una golpiza, por parte de personal de seguridad de un boliche. Camila estuvo toda la semana internada en la sala de cuidados intensivos del Hospital y según los elementos recabados hasta el momento, las autoridades dudan entre darle credibilidad a esta versión o inclinarse por la teoría de la "autolesión", que sería avalada por los antecedentes psiquiátricos de la joven y que aguardan su declaración testimonial para avanzar en la investigación.
El problema radica en que según trascendidos oficiosos, Camila no recuerda nada, debido tal vez a los golpes sufridos en rostro y cráneo.
El Dr. Santiago Bondone, jefe de Terapia Intensiva dijo en declaraciones a los medios que las lesiones más importantes las sufrió precisamente en la cabeza y que para la medicina "son graves, aunque el Código Penal pueda tener una interpretación distinta". Además, el facultativo aseveró que Camila "corrió riesgo de muerte" por los golpes recibidos.
Como puede verse, es difícil pensar que la joven haya podido golpearse en todo el cuerpo, hasta el punto de poner su vida en riesgo. Pero el antecedente psiquiátrico por un lado y la no denuncia de los hechos en debida forma (redes sociales no son sede policial ni tribunales), pueden hacer que otro probable y grave hecho de violencia de género quede como la tentativa suicida de una mujer alterada.
Ciudadana preocupada

     
         
   
 
     
 
         
             
Diseñado para Semanario El Sudeste <03537 15660224> Resolución óptima: 1024 x 768 px © Copyrigth 2009-2017