Bell Ville, Jueves 31 de Enero de 2019
 

Los controles extra-gubernamentales y la confianza ciudadana

En épocas de tanta desconfianza y sospechas de corrupción respecto de los distintos niveles de gestiones de gobierno, todo intento de establecer un sistema de control de las cuentas públicas representa un paso adelante en la claridad de la gestión pública.
Desde los inicios de nuestra organización institucional, el pueblo ha querido saber de qué se trata. Y en ese sentido es plausible la implementación de todo instrumento que contribuya a la información popular y a la filosofía de gobierno abierto, por la que han comenzado a transitar la mayoría de las gestiones municipales del país.
Si las distintas asociaciones privadas están obligadas a presentar informes de auditoría efectuados por profesionales independientes del ente, pensamos que -con mayor razón- debieran hacerlo los municipios, que administran los recursos aportados por la población y alcanzan dimensiones varias veces superiores a la media de las empresas del sector privado.
El desarrollo y la implementación de programas de auditoría municipal, en el marco de la puesta en marcha de verdaderas políticas de transparencia y participación ciudadana, resulta una herramienta de inmensa utilidad para el control de las gestiones locales de gobierno por parte de la sociedad.
Un programa de este tipo debiera tener como objetivos fundamentales mejorar la calidad de la gestión pública local, fortalecer a las instituciones gubernamentales y poner a disposición de la comunidad los informes, observaciones, dictámenes y recomendaciones respectivas.
Considerando la complejidad que supone el análisis del ejercicio presupuestario para las personas que no están formadas en contabilidad, sobre todo teniendo en consideración los montos que administran los municipios, es que resulta imperioso instrumentar una herramienta de control externo, cuyo fin sea que los vecinos conozcan en detalle y en un lenguaje comprensible, el origen y el destino de esos fondos, así como el grado de cumplimiento de las disposiciones vigentes al respecto.
Si bien los tribunales de cuentas llevan a cabo el control interno de los actos que involucran la utilización de recursos, estos órganos forman parte de la estructura de los gobiernos municipales y la mayoría de sus integrantes pertenecen a la fuerza política que gobierna, lo cual afecta la independencia e imparcialidad de estos organismos de control.
Un programa de auditoría municipal debe ser llevado a cabo por profesionales de ciencias económicas independientes de la municipalidad, con el objetivo de revisar y dictaminar sobre la información patrimonial, económica y financiera.
A la vez, en su informe, puede realizar sugerencias y recomendaciones para el mejoramiento de los procesos de administración municipal. Un programa de auditoría debiera prever, mínimamente, las siguientes evaluaciones:
1. Control interno. Conocer el ambiente de control interno para detectar las deficiencias y debilidades existentes en los procesos y procedimientos administrativos, a los fines de detectar las áreas de riesgo y realizar las recomendaciones correspondientes.
2. Ingresos. Verificar que los ingresos que se consignan en el Estado de Recursos y Gastos representen operaciones efectivamente realizadas, comprobando que todos los ingresos hayan sido registrados contablemente y depositados en las cuentas bancarias del municipio.
3. Egresos. Comprobar que los egresos que se exponen en el Estado de Recursos y Gastos representen operaciones efectivamente realizadas, y verificar que todos los egresos realizados hayan sido registrados contablemente, que tengan el correspondiente respaldo documental y cuenten con su debido cargo presupuestario.
4. Patrimonio -Activo. Constatar la veracidad de los saldos del activo: Caja y cuentas bancarias, moneda extranjera, inversiones, diferentes créditos a favor e inventarios municipales.
5. Patrimonio -Pasivo. Verificar los importes consignados en el pasivo: Deudas laborales, deuda con proveedores, préstamos tomados y otros tipos de endeudamiento público, recursos con afectación específica pendientes de aplicación, acreedores varios y previsiones.
Los gobiernos municipales que implementan programas de auditoría externa dan un importante salto de calidad respecto del fortalecimiento institucional y la transparencia de la gestión local, logrando una mejor relación con la ciudadanía, reparando y reconstituyendo el nivel de confianza que debe existir entre administradores y administrados.
Cr. Carlos Augusto Centeno

   
       
 
Diseñado para Semanario El Sudeste <03537 15660224> Resolución óptima: 1024 x 768 px © Copyrigth 2009-2019