Bell Ville, Jueves 6 de Junio de 2019
 

El rincón del exportador
Preparando la empresa antes de exportar

La Argentina se encuentra ocupando actualmente el puesto 45° en el ranking global de exportaciones de 129 naciones, gracias a que nuestro país vendió al exterior la suma de 61.621 millones de dólares durante el año 2018.
Según los registros que lleva el Ministerio de Producción, de las 850.000 pequeñas y medianas empresas que existen en la Argentina, solo 9.500 envían sus productos o servicios al exterior, lo cual apenas re-presentan el 1,12% del total de pymes exportadoras en la Argentina.
Se puede observar que existe un inmenso espacio para avanzar y crecer en esta materia, en especial para las Pymes, pero la realidad es que son pocas las empresas que se atreven a tomar el desafío de iniciar un proceso exportador.
Las causas pueden ser varias, pero la experiencia indica que existen dificultades internas como falta de conocimientos, inexperiencia en el área, no saber elegir un mercado objetivo o implementar una estrategia comercial internacional, desconocimientos sobre regulaciones internacionales o respecto a la documentación a utilizar.
Por otra parte, las dificultades externas son acceso al crédito, energía y mano de obra cara, presión tributaria y los altos costos logísticos.
Es por ello que las Pymes antes de intentar iniciar un proceso de exportación, siempre deben prepararse e informarse para afrontar este desafío de carácter internacional. A continuación, se mencionan algunos de los pasos que toda empresa debería considerar para poder minimizar los riesgos asociados a un "proceso de internacionalización".
Uno de los puntos más importante es tener las finanzas en orden; se puede tener deudas de mediano y largo plazo, pero no deudas importantes a corto plazo. Esto es debido a que según los requerimientos del cliente internacional -importador- la empresa podría llegar a invertir en la compra de nuevas maquinarias para aumentar la producción, ampliación de la planta, adquirir una nueva matriz para un nuevo envase, obtener una certificación o simplemente adecuar el sitio web para poder exportar, por mencionar algunos ítems.
Dependiendo del mercado a ingresar, se deberá contar con personal que maneje el idioma inglés (principal idioma en el comercio internacional), conocer en profundidad temáticas de comercio exterior y en lo posible, contar con experiencia previa.
En el caso que no tener la suficiente confianza de que su cliente le realizará el pago de la operación, podrá requerir que se haga a través de una "Carta de Crédito" entre los bancos del importador y su propio banco. A pesar de tener un pequeño costo, este documento asegura que su cliente recibirá la carga, con los documentos, y el exportador el pago total de la operación.
Si el producto a exportar va envasado, deberá considerar adaptar el packaging según el gusto de los consumidores en el mercado de destino, destacándose el tamaño, forma, colores, números a utilizar, etiquetado nutricional con su correspondiente traducción, apertura, usabilidad, medio ambiente y lo más importante, que tenga la capacidad de auto-venderse.
La capacitación es un factor fundamental y necesario para que todos los integrantes de la empresa relacionadas con el pro-ceso exportador puedan manejar un mismo vocabulario técnico y así poder desarrollar trabajos en equipo en forma fluida y eficiente.
Por otra parte, deberá contratar los ser-vicios de un Despachante de Aduana para que le genere la documentación necesaria para poder exportar, ingresar y despachar la carga. El despachante también puede generar permisos, gestión de fumigaciones y en algunos casos el transporte nacional.
Cuando su obligación sea enviar la carga al exterior, deberá contratar un medio de transporte adecuado para entregarla en destino. Para ello se aconseja, en primera instancia, contratar los servicios de un embarcador (freight forwarder) o un NVOCC cuando su carga sea de un peso o volumen medio y no pueda llenar un contenedor.
Por último, si piensa enviar una muestra del producto y/o su carga pesa menos de 500 kg considere ocupar un Courier nacional como Aerolíneas Argentina o internacional como DHL, Fedex o TNT, entre otros. Recuerde que siempre el envío por avión es más caro y solo se justifica si la urgencia de la operación así lo amerita.
Otro punto destacado es la toma de un seguro para la carga y en donde su valor siempre es uno de los más pequeños, pero según la situación, llegar a ser el más importante.
Si la Pyme no cuenta con experiencia previa, lo más aconsejable que se acerque a un organismo público para que la oriente y ayude con su proceso exportador, como Pro Córdoba a nivel provincial. La realidad es que dicho organismo tiene mucho trabajo y no puede cubrir todas las demandas o entregar una atención personalizada a cada solicitud.
Una segunda opción es asesorarse por un consultor internacional con experiencia y que puede acelerar el proceso, que trabajará desde la planta o empresa y acompañarlos a ruedas de negocios o ferias internacionales.
Cuando vemos a las empresas cordobesas como Arcor, Grido o Mainero, ninguna de ellas nació siendo una gran compañía y si hoy se encuentran ubicadas como las más exportadoras en sus rubros, es porque en algún momento consideraron a la exportación como "la herramienta" para la internacionalización de sus productos.
En nuestro próximo artículo, haremos referencia a la importancia de los temas culturales a la hora de hacer negocios internacionales.
Por Ing. Walter Gudiño -  Consultor internacional en desarrollo de mercados

 

   
       
 
Diseñado para Semanario El Sudeste <03537 15660224> Resolución óptima: 1024 x 768 px © Copyrigth 2009-2019